Reglas del Juego de Bolos
 
 
 

Reglas del Juego de Bolos

ARTICULO 15º. - El jugador debe observar las siguientes reglas:

15.1.1. - No lanzará la “Bola” mientras no estén pinados todos los “Bolos”.

15.1.2. - No se saldrá de la “Mano” cuando lanza la “Bola”, hasta que esta no haya tocado el suelo.

15.1.3. - Aceptará y obedecerá las instrucciones del arbitro que juzga el juego y acatará sus fallos, en orden a la validez de “Bolas” y “Tantos” obtenidos.

15.1.4. - No interferirá a los jugadores del equipo contrario, para que estos realicen el juego en las condiciones más favorables a su gusto o conveniencia.

15.1.5. - Ningún jugador se situará dentro de la “Raya de Parada”, excepto cuando tenga que pinar los bolos caídos.

15.1.6. - No tocarán los “Bolos” mientras estén jugando y el árbitro los haya valorado debidamente.

15.1.7. - Durante cualquier competición solamente puede estar en el “Campo de Juego” los jugadores que estén actuando en ese momento.

15.1.8. - El jugador necesariamente deberá ir uniformado.

ARTICULO 16º. - En toda competición habrá un árbitro que dirá en voz alta el valor obtenido por cada bola, siendo sus fallos inapelables. Los árbitros para las competiciones oficiales deberán estar en posesión del carné correspondiente a la categoría del campeonato y presentarse debidamente uniformados.

ARTICULO 17º. - El árbitro anotará los “Tantos o Bolos” que vayan haciendo los jugadores, para poder determinar de manera inequívoca el ganador.

ARTICULO 18º. - El árbitro no permitirá iniciar el juego si la “Mano” o el “Miche” no están colocados debidamente.

ARTICULO 19º - La “Bola” una vez lanzada por el jugador, no la puede repetir ni a pretexto de tropiezos, rozaduras, deslizamientos etc.

19.1.1. - No obstante el árbitro ordenará repetir la “Bola” si observa la caída de algún “Bolo” antes de que esta haya entrado en el “Castro”, o que considere que han intervenido elementos ajenos al juego, tanto en la tirada de “Mano” como en el “Birle”.

ARTICULO 20º - Las “Bolas” no deben ser obstaculizadas en la jugada, bajo ningún concepto, ni tampoco pararlas hasta que lo hagan por si mismas, en cuyo momento el arbitro dará su valoración.

ARTICULO 21º. - Las “Bolas” para que sean validas han de cumplir los siguiente:

21.1.1. - La “Bola” ha de pasar por el “Castro” o derribar algún bolo.

21.1.2. - La “Bola” debe caer dentro de los 55cm. por encima del mismo, es decir, rebasando el “Castro” en dirección contraría a la “mano”, pero siempre, en este caso, dentro de las líneas naturales que forman los “Bolos” en el “Castro”, prolongadas en aquel sentido.

21.1.3. - También es valida la “Bola” que cayendo fuera del “Castro” y por debajo de la tercera fila de “Bolos”, pase por el “Castro”.

ARTICULO 22º.- La “Bola” que no es valida, se dice que es “Cinca”.

22.1.1. - También es “Cinca” la “Bola” que no ha entrado en el “Castro”, tanto por el frente como por los laterales del mismo.

22.1.2. - Igualmente es “Cinca” la “Bola” que antes de entrar en el “Castro” derribe el “Cincón”.

22.1.3. - También es “Cinca” la “Bola” que al ser lanzada desde la mano rebasa la línea natural formada por los bolos de la tercer fila y luego entra en el castro o derriba algún “Bolo”.

ARTICULO 23º.- La “Bola” que sea valida, según su recorrido se valorara por el lugar de parada, por los “Bolos” que derribe en el tiro, más los que obtenga en el “Birle”, o los valorados dentro de la “Raya de parada”.
Si algún “Bolo” derriba el miche se dice que es “Macho” y se le agregarán cuatro tantos a los “Bolos” caídos.

Otros hechos van colaborando en el resurgir bolístico

La decena Bolística de la Plaza de Pombo en 1966, los Campeonatos de España de 1965 (La Llama) y 66 (Plaza de las Estaciones de Santander); el nacimiento de la Liga de Aficionados o Liga de Bares; la formación de la Peña las Higueras (Salas, Cabello, Ramiro y Escalante) conocida como La Partidona y los desafíos por parejas. La actividad es imparable y van construyéndose nuevas boleras, algunas con capacidad para más de dos mil personas, como el estadio El Verdoso de La Carmencita, en plena calle Vargas, o la bolera después cubierta de Torrelavega.

Llegan las Semanas Bolísticas. Los concursos se multiplican y los premios a los jugadores llegan a hacerse millonarios, como sus fichajes. En 1986 Tete Rodríguez ficha por Construcciones Rotella por un chalet; en el 88 nace el concurso que lleva como primer premio un millón de pesetas y en el año 97, en Ruiloba, el Banco Santander entregó, precisamente a Tete, un primer premio de dos millones.

Tras varios años de falta de entendimientos entre Madrid y Santander, entre la Española y la Cántabra, llega a la presidencia de la Cántabra Fernando Diestro y los Bolos toman un nuevo giro. Se potencian las Escuelas de Bolos de donde comenzarán a surgir nuevos valores; se afianzan las competiciones de Liga, Copa y Circuitos Regionales o Nacionales; se aquilatan los reglamentos; se abre una nueva dimensión a los aspectos culturales de nuestro juego, como la edición de libros y videos o la organización de Jornadas Técnicas, Cursos a Maestros, Día de los Bolos, Fiesta de Campeones, Exposiciones, etc.

Nadie pone en duda que afrontamos el siglo XXI con la tranquilidad de saber que el juego está asegurado por las peñas y por lo muchos jugadores que tenemos. Posiblemente la mayor preocupación radique en el envejecimiento de los aficionados hasta que consigamos involucrar a las generaciones más jóvenes. Esa será tarea para los próximos años... hoy sólo nos queda disfrutar del juego de nuestros campeones.

Bolos en Barcelona :: Bolos en Castilla :: Bolos en España :: Elementos del juego de bolos :: Generalidad de los bolos :: Historia de los bolos :: Historia del juego de bolos :: Bolos :: Juego de bolos :: Materiales de los bolos :: Modalidad del juego de bolos :: Origen de los bolos :: Reglamento de bolos :: Reglas de Bolos
Reglas del Juego de Bolos