Reglamento del Juego de Bolos
 
 
 

Reglamento del Juego de Bolos

Nuevos intentos de reglamentación en 1927 a cargo de la Cuerda Royalty, grupo de aficionados que se reunían en el café Royalty de Santander, que llegan a organizar la Copa de la Reina en 1929 (Ramón Mallavia y Gándara) y 1930 (Zurdo de Bielva y Zurdo de Mazcuerras). Nuevos problemas de entendimiento y otra vez cada uno a la suyo. Se celebran los célebres concursos de la Feria de Muestras en la Alameda de Oviedo, los campeonatos provinciales de Peñacastillo y los grandes desafíos entre Ico Mallavia y El Zurdo Bielva que van a mantener viva la llama bolística hasta que los cañones apagan el juego.

Acabada la guerra las boleras van recuperando la actividad y surgen nuevos valores, como Cabello y Salas, que dan continuidad al juego (en la foto Salas, Tuto, Gándara y Mallavia en la bolera de la plaza de toros en 1942).

En 1941 nace en Madrid, con ayuda de cántabros influyentes residentes en la capital, la Federación Española de Bolos y meses después se crea la Cántabra.

Con una cuidada reglamentación se pone en juego el primer Campeonato Provincial (Zurdo de Bielva) y el Nacional (Joaquín Salas).

Problemas por la validez del estacazo ponen en peligro todo el trabajo realizado pero finalmente reina la cordura y con mejor o peor entendimiento ambos organismos trabajan por los bolos. La Plaza de Toros de Santander fue escenario singular de los primeros campeonatos oficiales, dando luego paso a la bolera del Frente de Juventudes, en la calle Vargas, escenario de las mejores gestas, incluso nocturnas.

Los años cincuenta marcan la época dorada de un jugador, Ramiro González, que viene a dar un nuevo giro al juego, buscando en el juego de arreglar lo que hasta entonces solucionaban los emboques. Su bautismo oficial se lo dio precisamente el mago del emboque, Rogelio González, que en 1948 le ganó en Torrelavega el Campeonato de España al conseguir la escalofriante cifra de 13 emboques en los cinco concursos.

Federación Cántabra

No tenía domicilio fijo y el secretario, Foro Gómez, llevaba la oficina ambulante con los papeles en el bolsillo por las distintas boleras. Severino Prieto hacía las funciones propias en la comarca de Torrelavega. El nacimiento de la Casa de los Bolos, con Viriato Camus a la cabeza, será clave para el mantenimiento y resurgimiento de nuestro juego. En sus tertulias nació la idea de organizar un torneo de liga como el de fútbol. En 1958 se juega el primer Torneo Diputación. Nacen las peñas y su abundancia hace necesario organizar grupos en otras categorías, por zonas (en la foto Peña La Carmencita que ganó la primera liga en 1958).

Los acontecimientos se suceden sin tregua y todos los pueblos quieren contar con su propio equipo. Van surgiendo las distintas categorías de 2ª Especial y Tercera, llegándose a registrar hasta 200 peñas en 1984. Hoy son aproximadamente 150 las que mantienen actividad.

Otros hechos van colaborando en el resurgir bolístico

La decena Bolística de la Plaza de Pombo en 1966, los Campeonatos de España de 1965 (La Llama) y 66 (Plaza de las Estaciones de Santander); el nacimiento de la Liga de Aficionados o Liga de Bares; la formación de la Peña las Higueras (Salas, Cabello, Ramiro y Escalante) conocida como La Partidona y los desafíos por parejas. La actividad es imparable y van construyéndose nuevas boleras, algunas con capacidad para más de dos mil personas, como el estadio El Verdoso de La Carmencita, en plena calle Vargas, o la bolera después cubierta de Torrelavega.

Llegan las Semanas Bolísticas. Los concursos se multiplican y los premios a los jugadores llegan a hacerse millonarios, como sus fichajes. En 1986 Tete Rodríguez ficha por Construcciones Rotella por un chalet; en el 88 nace el concurso que lleva como primer premio un millón de pesetas y en el año 97, en Ruiloba, el Banco Santander entregó, precisamente a Tete, un primer premio de dos millones.

Tras varios años de falta de entendimientos entre Madrid y Santander, entre la Española y la Cántabra, llega a la presidencia de la Cántabra Fernando Diestro y los Bolos toman un nuevo giro. Se potencian las Escuelas de Bolos de donde comenzarán a surgir nuevos valores; se afianzan las competiciones de Liga, Copa y Circuitos Regionales o Nacionales; se aquilatan los reglamentos; se abre una nueva dimensión a los aspectos culturales de nuestro juego, como la edición de libros y videos o la organización de Jornadas Técnicas, Cursos a Maestros, Día de los Bolos, Fiesta de Campeones, Exposiciones, etc.

Nadie pone en duda que afrontamos el siglo XXI con la tranquilidad de saber que el juego está asegurado por las peñas y por lo muchos jugadores que tenemos. Posiblemente la mayor preocupación radique en el envejecimiento de los aficionados hasta que consigamos involucrar a las generaciones más jóvenes. Esa será tarea para los próximos años... hoy sólo nos queda disfrutar del juego de nuestros campeones.

Bolos en Barcelona :: Bolos en Castilla :: Bolos en España :: Elementos del juego de bolos :: Generalidad de los bolos :: Historia de los bolos :: Historia del juego de bolos :: Bolos :: Juego de bolos :: Materiales de los bolos :: Modalidad del juego de bolos :: Origen de los bolos :: Reglamento de bolos :: Reglas de Bolos
Reglamento del Juego de Bolos